Skip links
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Así puedes cuidar tu cuerpo de cara a la primavera

El buen tiempo de este mes nos hace fantasear ya con la primavera y, como no podía ser de otra manera, estamos pensando en cómo resetear cuerpo y mente para estar listos para la nueva estación. Tenemos los mejores trucos para lograrlo, ¿te apuntas? 

Tranquila, este no es el típico artículo de dietas para conseguir perder los kilos de más de cara a la primavera. Porque creemos que se trata de un tema de salud hemos elaborado un plan para que llenes tu cuerpo de energía con los alimentos, ejercicios y nuevos hábitos que pueden hacerte disfrutar a tope de la estación que está por llegar. Y eso no es sólo una cuestión de talla, sino de sentirte bien contigo misma. Por eso creemos que toca aprender nuevos hábitos, coger rutinas con esfuerzo al principio y mentalizarnos de que cuidarnos e invertir tiempo en nosotras mismas es la mejor decisión. Aquí unas claves para ir planeando cómo afrontar la nueva etapa que tenemos por delante: 

HAZ MÁS EJERCICIO 

Está más que demostrado el gran beneficio que tiene el ejercicio físico para nuestra salud mental. Y eso tiene un impacto en nuestro cuerpo. ¿No os ha pasado que después de una clase en el gimnasio, un entrenamiento, paseo en bici o simplemente una caminata os sentís mejor? Esto se debe, en primer lugar, a que durante la práctica deportiva se segregan en nuestro cerebro tres hormonas fundamentales en la sensación de bienestar: la dopamina, la sertonina y las endorfinas. Las tres tiene un papel básico y necesario para levantarnos el ánimo, ayudarnos a dormir mejor (qué importante descansar), tener una actitud positiva e, incluso, mejoran nuestra capacidad de concentración, memoria y aprendizaje. Está claro que hay que tenerlas contentas, ¿no? 

Pero, además de los efectos psicológicos, el deporte mejora también nuestra salud física. Si tienes problemas de sobrepeso, por ejemplo, puedes empezar a caminar media hora al día. Aprovecha para escuchar música, un podcast o hacerlo acompañada. Este ejercicio te ayudará a quemar la grasa abdominal, la más peligrosa por ser un factor serie de riesgo de enfermedad cardiovascular. 

Si puedes, sería interesante practicar entrenamientos de fuerza dos o tres veces por semana. El músculo tiene que estar desarrollado, no solo porque a nivel estético el cuerpo luce más bonito, es que aemás un buen sistema musculatorio protege nuestras articulaciones, sobre todo en el caso de las mujeres de más de 45 años. 

Está claro que todo cuesta al principio, pero los hábitos se crean a base de repeticiones. Programa tu tiempo en el día para el deporte porque nunca te va a sobrar, y dale la prioridad que realmente se merece. 

LA ALIMENTACIÓN MÁS SANA 

Si empezamos por cuidarnos con el ejercicio físico esto nos facilitará mucho querer llevar una dieta más saludable. Es como que una cosa lleva a la otra. Si eres de las que no ha prestado mucha atención a la dieta toma nota de un concepto: reeducar el paladar. Porque si lo tenemos acostumbrado a sabores muy dulces, por ejemplo, no podemos pretender que nos encante el chocolate negro al 92% de un día para otro. O el café sin azúcar. Vayamos poco a poco. 

Lo primero que hay que hacer es planificar las compra y aprender a leer bien las etiquetas. Porque la cesta de la compra debe estar compuesta en un 80 por ciento de productos frescos (fruta, verdura, pescado, carne de ave, huevos…) y en un 20% de buenos procesados. Y sí, decimos buenos porque no todos valen.

Un gazpacho hecho con ingredientes naturales, una salsa de tomate frito que lleva tomate y aceite de oliva, unas verduras en conserva… Eso sí. Bollería industrial, galletas, precocinados… No. 

Es un buen momento de elaborar el menú semanal porque la planificación evita el caos y el picoteo, las comidas capricho… Llena tu despensa de fruta, verdura y legumbres y empieza a sentirte más fuerte y sana. Sin duda algo fundamental para afrontar la primavera a tope de energía. Recordemos que es una época en la que suele aparecer la astenia primaveral, esa sensación de cansacio y apatía típica de este momento del año. ¿Tus aliados? Fresas y naranjas, con Vitamina C, avena que ayuda a combatir el cansancio y mucho pescado azul rico en Omega 3. 

FOMENTA LA VIDA SOCIAL

Algo tan innato en nosotros pero de lo que hemos tenido que prescindir tanto por la pandemia. Compartir es algo central para nuestra supervivencia como seres humanos. Y esto no se nos puede olvidar. Por eso es tan importante tener relaciones sociales. La soledad es un sentimiento que puede incluso bajar nuestras defensas y ponernos en situación de vulnerabiliad. Y, por mucho que lo intentemos, lo digital no puede sustituir los beneficios del contacto físico en nuestro organismo. 

Es momento de quedar con tus amigos, compartir momentos, irte a dar un masaje (sí, ese contacto también tiene un impacto positivo en nuestra salud). Aprovechemos para abrazarnos más que nunca, porque ese gesto es capaz de disminuir la ansiedad y la sensación de miedo. La explicación es sencilla: el contacto visual (basta con una sonrisa) y físico  libera dos hormonas de las que ya hemos hablado antes. La dopamina, ese neurotransmisor responsable de la gratificación-recompensa o la motivación, y la oxitocina, que está implicada en la sensación de confianza en uno mismo. Así que otra idea para tener en cuenta y fortalecer nuestra mente: relaciónate con los demás. 

NUEVOS GESTOS EN TU RUTINA DE BELLEZA

Parece que el cuerpo es lo que menos cuidamos a lo largo del año. Al menos, siempre damos prioridad al rostro, al que dedicamos mucho más tiempo y dinero a lo largo del año. Pero la piel del resto del cuerpo también necesita sus cuidados y, si la olvidamos, luego hay consecuencias. Aquí nuestros consejos para darle un extra de mimos de cara a la operación primavera y para que la piel luzca luminosa y bonito cuando nos pongamos manga corta y vestidos: 

1. Exfoliación semanal: Con productos que nos ayuden a eliminar las células muertas y oxigenar la piel. Nos gustan especialmente aquellos que tienen granulado de origen natural (como semillas o pepitas de uva, por ejemplo) y que con esa suave fricción con la piel consiguen renovarla. 

2. Hidratación diaria: Porque la piel necesita reforzar su función barrera es fundamental aportarle todos los nutrientes también desde fuera. Opta por lociones ligeras para que el tiempo de absorción sea lo mínimo y así no te dé pereza este gesto cada día. 

3. Tratamientos y masajes drenantes: Si queremos reducir líquidos acumulados en las piernas es fundamental acudir a un especialista que nos realice los masaje sy movimientos manuales necesarios para drenar. Este tipo de masajes vienen muy bien cada diez quince días. 

4. Autobronceador: Somos grandes defensoras de este producto que puede ser el mejor aliado en este momento del año. Evita la situación de pánico al ponerte por primera vez un vestido corto y, además, es el único bronceado saludable que existe. No dudes en hacer acopio con los más naturales y fáciles de usar (formato bruma o spray) y dale un tono más saludable a la piel de tu cuerpo. 

5. Pedicura bajo control. Aunque durante el año el pie está más protegido que en verano y no suele sufrir de durezas y grietas, conviene hacer un reseteo de esta zona. Empiza por una buena exfoliación y eliminación de piel seca y produra aplicar crema hidratante específica de piel (con Urea) cada noche antes de dormir. 

Y, por qué no, prueba alguna de las pedicuras que están de moda, con esmaltes de uñas en tonos vivos como el rojo, naranja e incluso amarillo. 

Suscríbete a nuestra newsletter