Skip links
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Dormir bien es clave para presumir de buena cara

Los estudios lo avalan: la relación entre la calidad del sueño y el aspecto de la piel es inseparable. Y es que no descansar lo suficiente provoca mucho más que ojeras. 

Insomnio, apneas, trastornos de los ritmos circadianos… Los problemas de sueño son muchos y, por desgracia, afectan, según calcula la Sociedad Española de Neurología, a cerca de dos tercios de los españoles. Aunque dormir bien es clave para nuestra salud a veces se puede convertir en un desafío que, además, deja sus huellas en la cara. De hecho, un sueño reparador es el primer paso hacia una piel luminosa y saludable.   

Signos de la falta de sueño

Cuando hablamos de cansancio, lo primero que viene a la mente son las ojeras y las bolsas. Sin embargo, esto es solo un signo puntual de falta de sueño. Aquí encontrarás otros efectos: 

  • Aspecto apagado. Una de las causas es el exceso de noradrenalina, una sustancia que disminuye el aporte de nutrientes y la oxigenación cutáneas. 
  • Falta de elasticidad. El déficit de melatonina no solo altera la calidad del sueño, sino que también repercute en la producción de colágeno, dejando la piel más flácida.  
  • Sequedad cutánea. Si el sueño no es reparador se desequilibran los niveles de humedad cutáneos.
  • Envejecimiento prematuro. Al ralentizarse los procesos de renovación y reparación celular nocturnos la piel se vuelve a medio y largo plazo más frágil y fina. 

Algunas ideas para dormir mejor

Existen algunas pautas básicas y muy fáciles de cumplir para intentar mejorar tu descanso    nocturno 

  • Rutinas. Cenar, acostarse y levantarse a la misma hora garantiza un sueño de calidad. 
  • Cenas ligeras. Si, además, puedes hacerlo dos horas antes de ir a la cama, notarás la mejoría.  
  • Ambiente idóneo. Sin luces, con una temperatura que ronde los 20 grados y ventilado.
  • Aleja las pantallas. Ni tele en la habitación. Ni móvil en la cama. Apaga tus dispositivos un rato antes de dejarte caer en los brazos de Morfeo. 

Suscríbete a nuestra newsletter