Skip links
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Sugerencias para tener una piel saludable

Si a veces olvidas la importancia de cuidar tu piel a diario, aquí te contamos algunos trucos para hacerlo correctamente.

Vivimos con prisas, agobiados por la falta de tiempo y nos olvidamos de dedicarle tiempo a lo realmente importante, a cuidarnos a nosotros mismos. Para nosotros el cuidado de la piel es algo fundamental y es por eso por lo que queremos daros algunos consejos básicos para que podáis seguir mimando vuestra piel. 

Con estos pequeños consejos conseguirás retrasar el envejecimiento natural y a prevenir enfermedades o problemas derivados de un mal cuidado.

  1. Protégete del sol

Parece lógico pero muchas veces se nos olvida proteger nuestra piel de la exposición solar. Una vida exponiendo nuestra piel sin protección puede provocarnos arrugas, manchas de la edad y otros problemas de la piel, así como un aumento del riesgo de cáncer de piel.

¿Cómo podemos hacerlo? Mediante cosas tan sencillas como usar protector solar, buscando lugares con sombra y evitando tomar el sol en las horas de mayor intensidad (entre las 12 y las 4 de la tarde), y usando ropa de protección como: manga larga, pantalones largos, gorras, etc.

  1. No fumes

El tabaco es un veneno para tu piel debido a la gran diversidad de componentes químicos que lo componen. El fumar puede afectar a nuestra piel acelerando su envejecimiento y favoreciendo la aparición de arrugas.

Además, la nicotina daña el colágeno y la elastina, las fibras que aportan fortaleza y elasticidad a la piel, influyendo directamente en un mayor número de infecciones, aparición de arrugas, alteraciones en la cicatrización, y una mayor probabilidad de sufrir cáncer de piel.

Si fumas, deja de hacerlo, te harás un gran favor a ti y a tu piel. 

  1. Trata tu piel con suavidad

Intenta evitar duchas de agua caliente o baños interminables ya que eliminan los aceites naturales de la piel. 

Elige bien el jabón que vas a utilizar, no por ser el más caro tiene que ser el mejor. Intenta evitar aquellos jabones o detergentes fuertes que puedan dañar tu piel. 

Protege y lubrica tu piel con crema o loción antes y después de afeitarte, siguiendo siempre la dirección en que crece el pelo, no a contrapelo.

No arrastres la toalla por tu cuerpo después de lavarte o bañarte ya que puede ayudar a la eliminación de protectores. Lo ideal es secarse suavemente con una toalla dando pequeños toques o golpes hasta que tu piel quede húmeda.

Si tienes la piel seca, hidrátala con el producto que mejor se adapta a ti y a tu piel.

  1. Una dieta saludable

Tener una dieta saludable es muy importante no sólo para el cuidado de nuestra piel, sino para vernos y sentirnos mejor. Las frutas, verduras y proteínas magras son fundamentales para conseguir una dieta saludable. Además, es recomendable beber agua de manera abundante, ya que mantiene nuestra piel hidratada y ayuda a eliminar toxinas.

  1. Controla el estrés

Sabemos que en ocasiones es complicado gestionarlo, pero tu piel te lo agradecerá ya que en situaciones de alto nivel de estrés se vuelve más sensible, pudiendo desencadenar brotes de acné y otros problemas cutáneos. Duerme al menos 7 horas diarias, recorta tu lista de tareas pendientes y encuentra tiempo para ti, para hacer las cosas que disfrutas. Los resultados serán mejor de lo que te esperas, ¡y ya no sólo para tu piel!

  1. Ponte en mano de profesionales 

No olvides tener revisiones periódicas con tu dermatólogo así como acudir a tu médico estético para mantener tu piel saludable y mimarla.

Desde Merz Aesthetics recomendamos que para cualquier tratamiento estético siempre debes ponerte en manos de los mejores profesionales. En nuestro localizador de clínicas recomendadas podrás encontrar la tuya más cercana.

AES252-82022

Suscríbete a nuestra newsletter