Skip links
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

¿Sufres tanorexia? La peligrosa obsesión por el bronceado

La exposición al sol tiene beneficios para la salud como, por ejemplo, la estimulación de la producción de vitamina D, tan necesaria para el organismo. Sin embargo, esto puede convertirse en una obsesión o adicción.  

Aquí es cuando debemos preguntarnos, ¿qué ocurre cuando nos sometemos a sesiones intensas y prolongadas de bronceado y no conseguimos ese moreno perfecto? Pues una de las causas principales es la gran asociación entre la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) y el riesgo de desarrollar patologías graves como melanomas malignos o cáncer de piel, entre otras.

Este deseo obsesivo al bronceado constante de la piel, denominado tanorexia, afecta al 1% de la población mundial, apareciendo sobre todo en mujeres jóvenes (entre 17 y 35 años), aunque en los últimos años se ha ido extendiendo.

La tanorexia es un término bastante joven ya que no fue hasta 2015 que, tras la publicación de un estudio realizado por dermatólogos, no se consideró como un trastorno psicológico. A día de hoy, se presenta como una adicción como el alcohol, tabaco, compra compulsiva… ya que el individuo es capaz de perder el control sobre sí mismo, mostrando un comportamiento de carácter obsesivo.

¿Cuáles son los síntomas o signos de alerta de padecer tanorexia?

1. Lo primero de todo que debemos analizar es si has adquirido un bronceado excesivo, más allá del tono que sería normal para tus características y la época del año en la que nos encontramos.

2. Otro de los aspectos muy importantes a analizar es la sequedad de la piel y su rugosidad. Las líneas de expresión suelen marcarse debido al envejecimiento prematuro de la piel.

3. Cuando uno siente que aún no está lo suficientemente moreno y que el color de su piel es más claro de lo que debería ser.

4. Cuando se genera un alto nivel de frustración e insatisfacción ante la insuficiencia del tono de bronceado, comparándose en todo momento con familiares y amigos.

5. Estás constantemente preocupado por no perder el color de tu piel, llegando a acudir a centros de bronceados para poder mantenerlo. Dejando incluso de comer por no perder minutos de exposición al sol.

En Merz Aesthetics recomendamos la importancia de cuidar cada día de nuestra piel y de los beneficios del sol, usando cremas solares para nuestra protección, ya que una exposición sin control puede provocar efectos perjudiciales tanto para la piel como para la salud.

AES222-72022

Suscríbete a nuestra newsletter